SEÑAL EN VIVO

DESCUBRE

contador de visitas

LA VOZ DEL PASTOR

 

 

LOS MIGRANTES EN APARECIDA

 

Queridos hermanos y hermanas: En este mes de julio estamos invitados en nuestro plan de pastoral, a ahondar en la situación de los migrantes desde el documento de Aparecida. En efecto, este documento de la Iglesia latinoamericana, dedica unos números a recordar nuestra responsabilidad frente a los migrantes (# 411-416) afirmando en primer lugar que el acompañamiento a estas personas es expresión de caridad y espíritu eclesial. Se constata que millones de personas, por diversos motivos están en constante movilidad pero que muchas de ellas, en nuestro continente, han pasado a ser emigrantes, desplazados y refugiados,

especialmente por causas económicas, políticas y

de violencia. La Iglesia como Madre, ya que por su universalidad y catolicidad se considera “sin fronteras”, ha de desarrollar una espiritualidad y actitud de acogida, para que incorporados a las comunidades eclesiales propias en cada parte, puedan seguir su peregrinación como Pueblo de Dios, invitados también a ser discípulos misioneros.

 

En cuanto el modo de realizar esta acogida, estamos invitados a “conectarnos” con las Iglesias particulares o diócesis de donde emigraron, para buscar una continuidad en su vida cristiana. También valorar su propia riqueza espiritual y cultural, que desde el evangelio podemos recibir de ellos, de tal manera que no los veamos como problema, sino como oportunidad de servicio y solidaridad. Los laicos, especialmente, han de prepararse para animar y liderar acciones y actitudes de acogida y servicio a estos hermanos. Importantísimo trabajar por la tutela de sus derechos legítimos y contrarrestar los atropellos que por su situación de inmigrantes puedan padecer.

 

En esta realidad de los migrantes, también es necesario considerar, como es el caso de nuestro país Colombia, la creciente y seria realidad del desplazamiento interno, ocasionado especialmente por la violencia y los conflictos armados y de grupos en el país. Bien sabemos, cuántas dolorosas situaciones de víctimas y victimarios se han creado y ante ello, la necesidad de trabajar por una pastoral de la reconciliación, el perdón como necesario camino hacia una paz estable.

 

Al meditar sobre estas preocupaciones del Documento de Aparecida, estamos obligados a pensar por qué el papa Francisco, protagonista principal en aquella Asamblea en el Brasil, insiste tanto en el tema, ahora como Sucesor de Pedro. Una realidad globalizada del mundo de hoy que requiere con urgencia una mayor atención tanto de gobiernos, de todos los miembros de la Iglesia a la que pertenecemos y sin duda, de los diversos sectores de la humanidad. Estamos todos invitados a orar y trabajar por esta causa, que es la causa de Jesús.

 

Con mi fraterno saludo.

 

+ Ismael Rueda Sierra

Arzobispo de Bucaramanga

 

 

NUESTRO EQUIPO

Haz parte de nuestra familia

Llámanos 6909284 o 6915553

Cll 36 No 19-76 Piso 9

 

FAMILIA RCM